PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

En este apartado vamos a aprender como el color de los frutos nos va a dar información muy valiosa acerca de las propiedades nutritivas de frutas y hortalizas.

Generalmente, cada color que veamos en el fruto corresponderá con la presencia de fitoquímicos, responsables del color.

Estos fitoquímicos además de colorear a frutas y verduras, son sustancias con acción beneficiosa para la salud, únicas y exclusivas de los vegetales.

Los frutos rojos como la granada, fresa, sandia, tomate, pimiento rojo o frambuesa tienen numerosas sustancias químicas que además de ser responsables de su color les hace ser beneficiosas para la salud. Entre estos beneficios se destaca el ayudara a mantener un corazón sano, favorecer el buen funcionamiento del sistema urinario y de la próstata.

Las sustancias químicas de frutos morados como las uvas, moras, ciruelas, arándanos, col lombarda, berenjenas o la remolacha, tienen la peculiaridad de ser muy antioxidantes y en consecuencia pueden prevenir la aparición de enfermedades relacionadas con el corazón y algunos tipos de cáncer.

El verde vivo que caracteriza al kiwi, brócoli, aguacate, espinaca, pimiento y habichuelas verdes, proviene de la clorofila y nutrientes específicos que ayudan al mantenimiento de huesos, dientes y encías sanas, son también importantes durante el embarazo e incluso podrían ser beneficiosos en el cáncer como es el caso del brócoli.

Los de color naranja, debido especialmente al famoso caroteno, como la zanahoria, papaya, caqui, mango, melocotón o el pimiento amarillo, se encargan sobretodo de mantener una buena visión, favorecer los procesos de cicatrización y retrasar la oxidación de la piel.

El color blanco representa al sistema inmune, las defensas de nuestro cuerpo, por tanto todos los alimentos de este color como el champiñón, esparrago, coliflor, ajo o cebolla que previenen las infecciones, ayudan a combatirlas y reducen la formación de coágulos en sangre.

El color marrón el los alimentos (el chocolate no cuenta) normalmente es debido a la fibra y nos lo encontramos en todos los productos integrales y en particular el pan integral, arroz integral, avena, legumbres y frijoles. La fibra elimina sustancias toxicas y cancerígenas acumuladas en el intestino, evitando que se absorban.