FRUTAS Y VERDURAS QUE CUIDAN TU VISTA

Sin categoría
verduris fotos

Con motivo de la celebración el pasado 8 de octubre del Día Mundial de la Visión, queremos aprovechar para recordaros qué alimentos contribuyen al buen funcionamiento de la vista y a la prevención de un envejecimiento prematuro del ojo que pudiera causar su degeneración.

Al estar expuesto a la radiación solar, el ojo es susceptible de ser oxidado al contacto con el aire y dañado por la luz. Por tanto, nos centraremos en aquellos alimentos ricos en antioxidantes y protectores de la piel como los carotenoides. En particular la luteína y zeaxantina, que son un grupo de carotenoides responsables de darle a las plantas sus pigmentos amarillos y rojo-anaranjados. En humanos, las dos sustancias desempeñan papeles importantes en la visión y en la pigmentación ocular, e incluso pueden ayudar a prevenir algunas enfermedades cardiovasculares, la ceguera y el estrés oxidativo.

Los dos carotenoides se concentran en la mácula, que es una parte de la retina que funciona como bloqueador natural, absorbiendo los rayos ultravioleta y la luz azul. Diversos estudios han comprobado cómo esta sufre una menor degeneración con el tiempo en aquellas personas que consumen alimentos ricos en luteína y zeaxantina. En este sentido, hay que tener en cuenta que la degeneración macular es una causa mayor de ceguera en adultos. Por otra parte, para la prevención de cataratas se recomienda un consumo de más de 2,4 mg de luteína y zeaxantina cada día.

Al igual que todos los carotenoides, la luteína y la zexantina poseen poderosas propiedades anti-oxidantes y pueden proteger todas las células corporales frente a los efectos dañinos de los radicales libres, además de reforzar la inmunidad. Las pruebas de investigación sugieren que la luteína y la zeaxantina son más fáciles de absorber de fuentes naturales que de suplementos y alimentos fortalecidos. Los dos carotenoides abundan en verduras frescas y huevos, mientras que una cantidad considerable se pierde durante el cocinado a altas temperaturas. Las principales fuentes alimenticias son la espinaca, la col rizada, la lechuga romana, el calabacín, el guisante, la col de Bruselas y la berza. También hay cantidades modestas en zanahoria, pistacho, huevo duros y kiwi. La baya goji, la espirulina, el azafrán y la paprika tienen contenidos particularmente altos de zeaxantina.

Otro caroteno importante para mantener una buena salud ocular es el licopeno, un potente antioxidante que actúa frente a radicales libres. De ahí su carácter protector del corazón, incluso beneficioso en ciertos cánceres. Actúa es en la mácula del ojo, que es la que determina la nitidez de nuestra visión, previniendo su degeneración y por tanto la aparición de cataratas.

Un detalle importante a tener en cuenta a la hora de consumir alimentos ricos en licopeno, como el tomate o la sandía, es que para poder absorber esta molécula y obtener sus beneficios habrá que romper su rígida estructura a través del triturado, licuado o calentado del vegetal. Para una absorción mayor y un total aprovechamiento de sus beneficios, hay que destacar también que es liposoluble, lo que quiere decir que viaja por el organismo unido a grasas. Por eso las forma más saludables de consumir el tomate es con aceite de oliva virgen, triturado en pan tumaca, en salmorejo o gazpacho o sofrito. Un párrafo redondo, y clarito Un licuado de sandía también será una buena forma de obtener lo mejor de este tesoro natural.

Estos son algunos ejemplos de la amplia gama de nutrientes y alimentos que nos ofrece la naturaleza para mantener la visión lo mejor en el mejor estado posible, que y como ‘efecto secundario’ benefician a nuestra salud en general.

Comentar
(No será publicado)