DIA MUNDIAL DEL ENFERMO

Sin categoría

En la Jornada Mundial del enfermo, queremos recordar desde Coexplay la importancia de mantener una alimentación adecuada junto con alto consumo de verduras y frutas para ayudar a la recuperación del enfermo sea cual sea su condición y pronostico. Con independencia de que cada enfermedad y persona que la padezca deba llevar una alimentación especifica personalizada, habrá un denominador común en la estrategia nutricional para todo aquel que por cualquier circunstancia haya perdido su estado de salud: diseño de una dieta encaminada a fortalecer el sistema inmune.

Muchos son los factores que pueden debilitar el sistema inmune además de una enfermedad como la llegada del fresquito o la vuelta al trabajo después de unas vacaciones. En la mayoría de los casos, para curarnos rápidamente, recurrimos a antigripales o antibióticos que a la larga nos pueden acabar debilitando más y entrar en el ciclo de ponerte malo con cada cambio de estación. Para evitar esto lo mejor es tener tu sistema inmune fuerte y preparado para evitar así, en la medida de lo posible, tomar medicamentos y empezar el curso ya acumulando cansancio.
Determinados nutrientes son esenciales para el fortalecimiento del sistema inmune y con el ritmo de vida que hoy llegamos a veces resulta difícil llegar a tomar la cantidad de fruta y verdura idónea para obtener dichos nutrientes y por eso tenemos que hacer un esfuerzo especial para seguir tomando una cantidad suficiente de estas.
La OMS recomienda tomar diariamente unos 400 gr de fruta y verdura con el fin de prevenir enfermedades crónicas tales como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad. Se dará preferencia a la verdura con respecto a la fruta por tener menos azúcar y asegurar que al menos la mitad de la verdura se consume cruda para asegurar una mayor ingesta de nutrientes que se puedan destruir con el procesado.

Veamos algunos de los nutrientes principales que tienen los vegetales y que suponen un beneficio para la prevención de enfermedades o ayudar en su recuperación.

• Vitamina C: es popularmente conocida por ayudar al sistema inmune en sus funciones, prevenir resfriados y participa en las cicatrización.
• Vitamina A: es importante para mantener una buena fertilidad, funcionamiento del sistema endocrino y para una buena regeneración de tejidos y mucosas.
• Ácido fólico: está involucrado en la prevención de la espina bífida y retraso del crecimiento fetal. También ayuda en ciertas anemias.
• Licopeno: ejerce una importante función en el sistema cardiovascular, siendo un gran aliado del corazón. También actúa en el ojo, retrasando su degeneración y previniendo así la aparición de cataratas. Recordemos que el licopeno se absorbe mejor triturado y mezclado con aceite, lo que hará al gazpacho ideal para una mayor obtención de todas sus propiedades. Es importante citar este nutriente ya no solo por sus bondades para la salud sino porque existe de manera natural en el tomate, producto estrella de la agricultura Almeriense.
• Beta-caroteno: potente antioxidante que previene el envejecimiento prematuro protegiendo especialmente a la piel y visión. También está involucrado en el buen funcionamiento del sistema inmune.
• Vitamina K: participa en los procesos de coagulación, por lo que ejerce una acción importante en la prevención de hemorragias.

Veamos nutrientes de otros alimentos que también son importantes para el fortalecimiento del sistema inmune:

• Aumentar en todas las comidas cantidades de vegetales
• Aumentar la ingesta de alimentos ricos en omega-3, pues son antiinflamatorios naturales. Se encuentran en el pescado azul: atún, sardina, salmón, salmonete, caballa o boquerones.
• Tomar frutos secos crudos: anacardos, cacahuetes, nueces, coquitos de Brasil, avellanas, almendras, etc.
• Comer legumbres regularmente como lentejas, garbanzos, habichuelas blancas, verdes o rojas, guisantes, habas o soja,
• Tomar frecuentemente aceite de oliva
• Consumir los cereales integrales.
• Reducir el consumo de azúcar, carne roja, comidas enlatadas o precocinadas, aceites vegetales, mantequilla, fritos, bollería industrial y embutidos.
• Elegir ecológico en la medida de lo posible

Estas son algunas de las pautas que pueden ayudarte a mantener un organismo fuerte y más preparado para luchar contra la enfermedad.

Comentar
(No será publicado)