Día del Maestro

Sin categoría

Hoy es el día del maestro, personaje fundamental en la educación de los niños y niñas.

La educación de estos empieza desde sus hogares y continua en las escuelas con sus maestros y hasta compañeros de clase.
Así como en otros ámbitos de la educación, en la alimentación, el maestro también ejercerá una labor importante por ser una figura respetada y que pasa el tiempo suficiente con los niños como para poder influir en su educación alimentaria.
Los niños que se alimentan mal generalmente es porque hacen lo que ven a su alrededor o imitan un patrón que ven en casa o en las escuelas. Por esto si desde pequeños se les educa a adquirir unos hábitos de vida saludables, estaremos contribuyendo a formar futuros adultos seguramente más sanos.

Esto puede ser bueno o malo según donde se mire, la responsabilidad es grande pues hacer de educador de toda una clase a la vez supone un gran peso, ahora bien, también una gran satisfacción por el valor social el saber que si todo niño/a tendrá la oportunidad de ver complementada su educación fuera de casa. Que aquellos que por cualquier motivo no tengan en casa un ambiente educativo adecuado, en la escuela tendrán unas segunda oportunidad.

Cada vez son más las acciones que se toman en los colegios para la defensa de unos buenos hábitos alimentarios entre los escolares. El ritmo acelerado de vida de los padres en ocasiones da lugar a que sus hijos/as lleven al colegio meriendas o almuerzos totalmente inadecuados por su gran contenido en azucares y grasas saturadas. En algunos colegios ya han tenido la iniciativa de dar instrucciones a los padres para que mejoren en contenido nutricional de los alimentos pues de lo contrario la obesidad infantil seguirá aumentando de manera descontrolada y la previsión de enfermedades asociadas a la obesidad seguirá también aumentando.

Algunas de las acciones que se pueden llevar desde las escuelas para mejorar la salud y calidad de vida entre los más pequeños serán:

– Eliminar los néctares de fruta o zumos a base de concentrados que contienen un altísimo contenido en azúcares.
– Utilizar en su lugar fruta fresca para asegurar al menos una de las 5 al día porciones de fruta y verdura recomendadas. Tomar un zumo no es tomar una pieza de fruta.
– Los bocadillos no deberán siempre estar preparados con embutido, sino ir alternando con otras opciones más saludables como el tomate, aceite, queso fresco, jamón york, aguacate, crema de semilla o frutos secos.
– Eliminar la bollería industrial, sustituir esta bomba de grasa saturada y azucares refinados que no beneficia en nada al niño/a por los yogures con fibras no azucarados o edulcorados o incluso unos frutos secos crudos que ayudará a la concentración.
– Si se toma yogur con frutas que sea bajo en conocimiento de que esto no es igual a tomar una de las 5 al día porciones de fruta y verdura.
– Fomentar el ejercicio físico entre los niños, contribuir a que se activen tanto en las asignaturas correspondientes como en el recreo. Motivar sobretodo aquellos más fuera de su peso ideal que además de suponer un riesgo para la salud pueda ser motivo de burla y generar inseguridad para toda la vida.

La labor no es fácil pero si muy necesaria pues estamos hablando de la salud de pequeños cuya formación y preparación hoy servirá de molde para el adulto de mañana.

Comentar
(No será publicado)