Corazón solo tienes uno, cuídalo

Sin categoría

 Hoy celebramos el Día mundial del corazón y por eso te vamos a contar todo lo que puedes hacer para cuidarlo y ayudarte a mantenerlo sano y fuerte toda la vida.

Semaforo Cardio Saludable

 

Infarto de miocardio, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca, muerte súbita, miocardiopatia dilatada, miocardiopatia hipertrófica, miocardiopatia restrictiva, valvulopatias, endocarditis infecciosa, arritmias, síndrome de Wolff-Parkinson-White, cardiopatía congénita, amiloidosis, enfermedad de Kawasaki, coartación de aorta, foramen oval permeable, síndrome de Brugada, síndrome de Marfan, ductus arterioso persistente, transposición de los grandes vasos, etc. Todos los anteriores son solo algunos nombres de patologías asociadas a enfermedades cardiovasculares, que son aquellas en las que se ven involucrados de alguna manera el corazón y sus irrigantes. La mayoría se debe a un exceso de trabajo del corazón o a la obstrucción de las arterias debido al depósito de grasa (placas de ateroma) en ellas.
Todos los factores que predisponen a estas enfermedades, aparte de aquellos que no dependen de nosotros como son los hereditarios, la edad y el sexo, pueden ser modificados por nuestros hábitos diarios. Los principales son el tabaco, el colesterol en sangre, la diabetes, la hipertensión, la obesidad, el sedentarismo y el estrés. Además de unos factores que son específicos de la mujer como son el SOP (síndrome de ovarios poliquísticos) y los anticonceptivos orales. No deja de resultar paradójico, por tanto, que la única patología que depende casi en su totalidad de hábitos modificables por el hombre, sea la que más muertes causa en la actualidad en países desarrollados.

Un exceso de grasa se acumula en el tejido adiposo haciéndonos engordar y un exceso de colesterol, además de en esos tejidos, se acumula también en la pared de las arterias pudiendo causar con el tiempo una obstrucción de estas. También es importante tener en cuenta que el colesterol es un tipo de grasa y también ejerce funciones fisiológicas importantes. Por ejemplo formar parte fundamental de las membranas celulares, ser el precursor en la síntesis de sustancias como la vitamina D y las hormonas sexuales, entre otras, e intervenir en numerosos procesos metabólicos. El organismo es capaz de sintetizarlo, mayoritariamente en el hígado, pero la regulación de sus niveles depende del aporte externo de la dieta.

Por esto es importante mantener un aporte controlado de colesterol en la dieta y no suprimirlo totalmente, pues también es el responsable de controlar la producción del colesterol endógeno producido por el hígado. No se aconseja superar los 300 mg colesterol/día recomendados.
Consejos para el cuidado del corazón:

  • Las carnes no deben contener grasas visibles.
  • Quitarle la piel o cuero que la recubra.
  • Sustituir el frito por la parrilla, el horno o la plancha.
  • Sustituir mantequilla por aceite de oliva virgen extra.
  • Elegir lácteos desnatados, o mejor aún productos derivados de soja, arroz, avena, quinoa o almendras.
  • Usar menos sal y más hierbas aromáticas, como el tomillo, el orégano, la albahaca o el romero para aderezar platos.
  • Sustituir el azúcar blanco por azúcar moreno, miel o estevia en hojas.
  • Elegir en general alimentos integrales ricos en fibra y aumentar el consumo de legumbres.
  • Consumir pescado azul (preferiblemente pequeños) 3 veces por semana.
  • Consumir una media de 5 raciones de frutas y hortalizas al día.
  • Hacer ejercicio aeróbico al menos 4 veces por semana y mantener una vida activa todos los días.
  • Reducir al mínimo el tabaco y el estrés.
Comentar
(No será publicado)